Ucayali: ingeniero de la etnia shipibo-conibo gana beca para estudiar en Costa Rica

Ucayali: ingeniero de la etnia shipibo-conibo gana beca para estudiar en Costa Rica

Ucayali: ingeniero de la etnia shipibo-conibo gana beca para estudiar en Costa Rica

03 de Septiembre del 2017 - 17:43
Marjorie Aguilar

Oliver Ríos es ingeniero forestal de la comunidad amazónica Pano

En la comunidad Pano, provincia de Coronel Portillo, distrito de Iparia, departamento de Ucayali, vive Oliver Ríos.

Él pertenece a la etnia shipibo-conibo y es uno de los pocos integrantes de su comunidad que ha podido acceder a una carrera universitaria y a su vez ser premiado con una beca en Costa Rica para participar del curso de postgrado Ecología Tropical y Conservación, en el marco del convenio que tiene la Universidad Católica Sedes Sapientiae (UCSS) con la Organización para estudios tropicales.

Deseo de superación. Oliver es el sexto hijo de ocho hermanos de una familia dedicada a la agricultura. La influencia de sus padres fue muy importante en su niñez; sin embargo, el poco dinero que poseían no era suficiente para proporcionar a él y a sus hermanos una carrera completa. Pese a ello, jamás abandonó la idea de estudiar en una universidad.

Recuerda que en una ocasión su padre le comentó: “estudiar es muy bonito, pero si no tienes el dinero, qué esperas alcanzar”. Estas palabras en vez de desalentar a Oliver, le sirvieron de motivación para que a los 17 años de edad abandone su hogar y emprenda un viaje a Pucallpa para estudiar Ingeniería Agraria.

En este lugar desempeñó labores de obrero a fin de sustentar su estadía, estudios y alimentos. No obstante, a media carrera tuvo que abandonar esa rutina porque el dinero no fue suficiente para cubrir su estilo de vida. Sin malgastar el tiempo, obtuvo otra oportunidad en Atalaya, ubicada en Ucayali, y donde actualmente reside, para estudiar en la Universidad Católica Sedes Sapientiae la carrera de Ingeniería Forestal.

Ayuda a su comunidad. Muchos en su pueblo temen salir adelante por miedo a no tener el dinero suficiente, además de tener que dejar a sus familias. Sin embargo, Oliver no pensó de esa manera, por el contrario, afirma que si él pudo lograr su sueño con sacrificio, los demás no tienen excusa de no hacerlo.

“Quizás si le hubiese hecho caso a mis padres de no continuar con el sueño de estudiar, no hubiera logrado la posición en la que estoy”. A raíz de cumplir su sueño, en esta segunda carrera descubrió una gran devoción por la piscicultura, técnica para cultivar peces. Con ella, gracias a un proyecto junto a su casa de estudios, puede proporcionar a los piscicultores de la zona la hormona “alevines” para que sus estanques sean productivos y estables.

De esta manera ahorran en producción y tienen la posibilidad de invertir en otras áreas. Además, Oliver cuenta que está desarrollando un mecanismo para beneficiar a comunidades como la suya en el cultivo de insumos locales para brindar una alimentación balanceada y, sobre todo, conservando el ecosistema que los rodea.

EL DATO:

10,774 habitantes conviven en el distrito de Iparia, Ucayali.

Oliver retornará para trabajar en su comunidad.

La agricultura es la principal fuente de ingreso en las comunidades shipibo-conibo.

OJO CON ESTO:

Mujeres de Fuego: conoce a dos bomberas que arriesgan sus vidas por salvar al prójimo

Pago al apu Huaytapallana

Moisés y los 10 Mandamientos: los Moisés y Ramsés de la historia

Elina Verde, mujer huanuqueña que lleva el arte en las manos

Yenifer Reyes, domadora de máquinas y ejemplo de lucha y superación

Cabeza de Vaca, el sitio arqueológico preinca más importante de Tumbes

Néstor Huaytará, el hombre que hace 20 años se dedica a dar forma a las piedras

HAY MÁS...