Aliados: Arabia Saudita e Israel toman la misma posición frente a Irán

Aliados: Arabia Saudita e Israel toman la misma posición frente a Irán

Aliados: Arabia Saudita e Israel toman la misma posición frente a Irán

23 de Julio del 2015 - 00:23

Piden a EEUU que evite "interferencia" iraní en la zona, donde ellos intervienen a cada rato

Arabia Saudita espera que el secretario estadounidense de Defensa, Ashton Carter, quien se reunió este miércoles en Yedá con el rey Salmán, le garantice que no tolerará la "interferencia" de Irán en los asuntos de sus vecinos árabes.

Además de entrevistarse en Yedá con el monarca, Carter se reunió con su homólogo saudita, el príncipe Mohamed Ben Salmán Ben Abdel Aziz.

Carter procura tranquilizar a los aliados de Washington en Oriente Medio respecto al acuerdo nuclear concluido con Teherán, durante una gira regional por Israel, Jordania y Arabia Saudita.

En Jerusalén se entrevistó con el primer ministro Benjamin Netanyahu, quien se niega a resignarse al acuerdo histórico firmado el 14 de julio, según el cual Teherán aceptó reducir su capacidad nuclear a cambio de un levantamiento progresivo, aunque reversible, de las sanciones internacionales.

Irán y las potencias del grupo 5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas -EEUU, Rusia, China, Francia y Reino Unido-, más Alemania), alcanzaron este acuerdo final sobre el programa nuclear iraní tras 22 meses de intensas negociaciones.

Riad y sus aliados del Golfo consideran que este acuerdo va a ampliar la influencia en la región de Irán, acusado de "interferencia" en Irak, Siria, Líbano, Yemen y Bahréin.

Irán apoya a los gobiernos sirio e iraquí mediante el envío de consejeros militares para combatir, principalmente, a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

También da su apoyo a los hutíes de Yemen, combatidos por Arabia Saudí, que dirige una coalición árabe que ha llevado a cabo bombardeos en este país.

La campaña aérea iniciada el 26 de marzo tensó aún más las relaciones entre el reino de Arabia Saudita, bastión del wahabismo, una doctrina sunita puritana basada en una interpretación literal del Corán, y la República Islámica de Irán, donde el poder está en manos de un régimen islamista chiita.

Irán también apoya a los opositores de Bahréin a la dinastía sunita en el poder, y apoyada por Riad; al libanés Hezbolá y a los grupos islamistas palestinos Hamas y Yihad Islámica.

La semana pasada, el ministro saudí de Relaciones Exteriores, Adel al Yubeir, advirtió a Irán sobre cualquier intento de utilizar el dinero generado con el levantamiento de las sanciones para financiar "aventuras en la región".

Según un diplomático occidental, Arabia Saudita e Israel están "en la misma línea" en lo que respecta al acuerdo.

"Los saudíes piensan que (el acuerdo) es un error, pero no lo dicen tan fuerte como los israelíes", precisó.

La desconfianza hacia Irán podría provocar una carrera armamentista para obtener la bomba atómica en Medio Oriente, según este diplomático.

Ashton Carter ha propuesto a Arabia Saudita intensificar la cooperación militar. Un alto funcionario de Defensa estadounidense afirmó que Washington planea hablar de formación y entrenamiento de fuerzas especiales, de seguridad informática, de defensa antimisiles.

"Vamos a continuar trabajando con Israel y los otros socios en la región para contrarrestar el peligro proveniente de Irán, como lo hacemos contra la organización Estado Islámico", había declarado Carter el martes. 

ojo