La primera ola de SARS-CoV-2 infectó al 76% de la población de la ciudad en octubre pasado, lo que sugiere que ya se había alcanzado la inmunidad colectiva. (Foto: EFE)
La primera ola de SARS-CoV-2 infectó al 76% de la población de la ciudad en octubre pasado, lo que sugiere que ya se había alcanzado la inmunidad colectiva. (Foto: EFE)

La amazonia norte de Brasil ha enfrentado dos oleadas de muertes y contagios por COVID-19 a finales del 2020, convirtiéndose en una de las regiones más afectadas por la pandemia de coronavirus. Asimismo, estudios en el territorio evidenciaron que la carga viral de la cepa de Manaos es diez veces mayor en pacientes infectados.

MIRA: COVID-19: Nuevo plan de vacunación se anunciará la próxima semana, afirma Bermúdez

Por ello, un de la Fundación Oswaldo Cruz de Manaos realizó una investigación en epidemiología genómica basado en 250 genomas de SARS-CoV-2 de diferentes municipios de la región muestreados entre marzo de 2020 y enero de 2021. Concluyendo que en la primera fase se determinó que el crecimiento exponencial fue impulsado principalmente por la difusión de una determinada variante con linaje B.1.195 que fue reemplazado gradualmente por el linaje B.1.1.28 de la variante P.1.

Sin embargo, la segunda ola coincide con la aparición de la variante P.1, que evolucionó a fines de noviembre y reemplazó rápidamente al primer linaje en menos de dos meses.

El es la investigación genómica del COVID-19 más completa realizada hasta la fecha en Amazonas. Su análisis final permitió conocer que la mayoría de los casos amazónicos fueron impulsados por la dispersión de algunas ramificaciones virales locales que en conjunto comprenden el 77% de los 250 genomas amazónicos del coronavirus.

La implementación de medidas de mitigación eficientes combinadas con la vacunación masiva será crucial para controlar la propagación en Brasil. (Foto: EFE).
La implementación de medidas de mitigación eficientes combinadas con la vacunación masiva será crucial para controlar la propagación en Brasil. (Foto: EFE).

Los investigadores sostienen que se podría haber reducido significativamente la transmisión de las variantes del COVID-19 amazónico a otras regiones brasileñas.

Sin embargo, cuando las medidas de moderación se relajaron y el índice de distanciamiento social cayó por debajo del 40% en septiembre de 2020, los linajes mencionados al inicio se extinguieron reemplazando a una nueva variante.

Cifras por los cielos

El 76% de la población de Manaos se infectó a mediados de octubre del año pasado, según un estudio de donantes de sangre, sugiriendo que ya se había alcanzado la inmunidad colectiva. Pero, una segunda ola de COVID-19 los sorprendió muy pronto ocasionando el colapso del sistema de salud en Manaus entre el fin del año o el siguiente.

“Nuestros hallazgos apoyan que las intervenciones no farmacéuticas (NPI) podrían explicar una gran parte de la dinámica de la epidemia en Amazonas. La evidencia indica que la primera ola epidémica en Amazonas fue controlada relativamente por la implementación de las NPI, antes de la inmunidad colectiva. Nuestros resultados también confirman que las NPI no fueron lo suficientemente estrictas para reducir consistentemente la Re de linajes amazónicos del SARS-CoV-2 y que se mantuvo un estado estacionario de transmisión comunitaria endémica de mayo a septiembre pasados”, afirma el autor principal de la investigación, Felipe Naveca.

De una forma más sencilla de entender, los expertos explican que el nivel de ARN del COVID-19 fue diez veces mayor que el nivel detectado en infecciones no P.1; lo que sugiere que las personas adultas infectadas con P.1 son más infecciosas que las que albergan virus que no lo son.

El nivel de ARN del SARS-CoV-2 fue 10 veces mayor que el nivel detectado en infecciones no P.1; lo que sugiere que las personas adultas infectadas con P.1 son más infecciosas que las que albergan virus que no lo son.  (Foto: EFE/ Raphael Alves)
El nivel de ARN del SARS-CoV-2 fue 10 veces mayor que el nivel detectado en infecciones no P.1; lo que sugiere que las personas adultas infectadas con P.1 son más infecciosas que las que albergan virus que no lo son. (Foto: EFE/ Raphael Alves)

Con la falta de distanciamiento social y otras medidas que no se respetaron, probablemente se aceleró la transmisión temprana de VOC P.1, mientras que la alta transmisibilidad de este impulsó aún más el rápido aumento de casos de coronavirus y hospitalizaciones observadas en Manaos después de su aparición. Sin embargo, las medidas de mitigación eficientes, combinadas con la vacunación masiva, será crucial para controlar la propagación de nuevas variantes en Brasil.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR


TAGS RELACIONADOS