Desesperados familiares de enfermos mentales los encadenan y encierran

Desesperados familiares de enfermos mentales los encadenan y encierran

Desesperados familiares de enfermos mentales los encadenan y encierran

21 de Marzo del 2016 - 23:45

Human Rights Watch (HRW) denuncia los abusos contra ellos en Indonesia

La organización defensora de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) denunció hoy los abusos contra los enfermos mentales cometidos en Indonesia y la falta de alternativas ofrecidas por las autoridades.
En un informe titulado "Viviendo en el infierno: Abusos contra las personas con discapacidad psicosocial en Indonesia", HRW evidencia el ingreso forzado de personas con problemas de salud mental en instituciones psiquiátricas donde afrontan violencia sexual y física, incluida la terapia electroconvulsiva.
En otros casos, las propias familias encierran a sus parientes enfermos, que en muchas ocasiones acaban encadenados, en lugares insalubres debido al estigma social y a la ausencia de apoyos comunitarios.
"Encadenar a las personas con problemas de salud mental es ilegal en Indonesia, sin embargo sigue siendo una práctica generalizada y brutal", señala Kriti Sharma,

investigadora de HRW, que documentó 175 casos de personas que se encuentran actualmente encadenadas, encerradas o que fueron recientemente liberadas.
"Las personas pasan años inmovilizadas con cadenas, cepos de madera o encerradas en establos de cabras porque sus familias no saben qué hacer con ellas y el gobierno no ofrece alternativas más humanas", indica Sharma, en un comunicado que acompaña al informe.
Para la investigación, HRW entrevistó a 149 personas, entre adultos y niños con discapacidad psicosocial, y visitó 16 instituciones psiquiátricas y centros tradicionales de curación en las islas de Java y Sumatra.
Indonesia prohibió en 1977 encadenar o encerrar a los pacientes en un espacio reducido, un método conocido en el país como "pasung", aunque según datos citados por HRW unas 18.800 personas sufren a día de hoy esta práctica.
HRW instó al Gobierno a inspeccionar de manera regular todas las instituciones psiquiátricas públicas y privadas, y tomar medidas contra los centros que practiquen el encadenamiento o abusen de las personas con problemas mentales.

ojo