​México: Víctima de trata de personas declara haber sido violada 43.000 veces

​México: Víctima de trata de personas declara haber sido violada 43.000 veces

​México: Víctima de trata de personas declara haber sido violada 43.000 veces

14 de Noviembre del 2015 - 17:41

Karla Jacinto es una mujer que fue secuestrada por traficantes de personas en México cuando tenía 12 años. Su testimonio es un aviso para las demás niñas.

Karla Jacinto es una mujer que fue secuestrada por traficantes de personas en México cuando tenía 12 años. En los cuatro años que estuvo secuestrada fue violada hasta por 43.200 veces. Unos 30 hombres al día la forzaron a mantener relaciones sexuales. Ella cuenta el infierno que vivió para alertar a otras niñas.

Ella proviene de una familia disfuncional, donde fue abusada y maltratada desde los cinco años de edad. Por eso cuando un hombre se le acerco a los 12 años prometiendole una vida distinta, ella aceptó. Ambos viajaron juntos a la ciudad de Puebla, México. Ella estaba esperando a unos amigos en el metro, pero acabó cayendo en sus redes.

"Al siguiente día me fui con él. Viví con él tres meses y durante ese tiempo me trató muy bien. Él me amaba, me compraba ropa, me daba atención, me traía zapatos, flores, chocolates, todo era hermoso", dice Jacinto. Ya cautiva y enamorada el joven le contó que él y su primo eran proxenetas en México. Ese mundo colmado de mimos se convirtió en una pesadilla. Le ordenó que se prostituyera y le dio toda clase de detalles.

"Unos días después, me empezó a decir todo lo que tenía que hacer; las posiciones, qué tanto necesitaba cambiar, las cosas que tenía que hacer con los clientes y por cuánto tiempo, cómo tenía que tratarlos y cómo tenía que hablarles para que me dieran más dinero", narró en una desgarradora entrevista con CNN.

Un pequeño rayo de esperanza apareció en su vida cuando, un buen día, la Policía irrumpió en un hotel de México en el que se ejercía la prostitución. Los agentes echaron a todos los clientes y cerraron el establecimiento, por lo que tanto Karla como el resto de chicas que estaban con ella creyeron ver la luz al final del túnel. Nada más lejos de la realidad: los policías las metieron en diferentes habitaciones obligándolas a realizar diferentes posturas mientras las grababan en vídeo y las amenazaban con enviar las imágenes a sus familias si no hacían lo que ellos querían.

Hace casi diez años terminó por fin el calvario de Karla después de que fuera liberada durante una operación contra el tráfico de mujeres en la Ciudad de México. Apenas tenía los 16 años y ya había sido víctima de inhumanas e inaceptables situaciones. Ahora, con 23 años, Karla utiliza su terrible experiencia para concienciar sobre el problema de la prostitución obligada. "Estas menores están siendo secuestradas, atraídas y apartadas de sus familias. No sólo me escuchen a mí. Necesitan aprender de lo que me ocurrió a mí y quitarse la venda de los ojos", explica.

ojo