Ante crisis económica aconsejan comer menos y encomendarse a Dios

Ante crisis económica aconsejan comer menos y encomendarse a Dios

Ante crisis económica aconsejan comer menos y encomendarse a Dios

27 de Enero del 2015 - 09:22

Autoridades rusas no saben qué hacer para que la gente sobreviva a inflación

Coman menos, pinten sus labios con remolacha, utilicen ropa interior rusa de algodón en vez de los encajes franceses y encomiéndese a Dios, son algunos de los consejos que reciben los rusos para hacer frente a la crisis.
"Si no le alcanza el dinero, recuerde que somos rusos, que hemos superado el hambre y el frío, que tenemos que pensar en nuestra salud y comer menos", le dice Ilia Gaffner, un diputado de la región de Sverdlovsk, en Siberia, a una señora que se quejaba de que no podía comprar azúcar para su hijo discapacitado.
En 2014, los precios subieron más del 11% y en el caso de los productos alimentarios un 15% de media y se espera que la escalada se acelere en los próximos meses.
Pero algunos productos de primera necesidad como la carne, el pescado, el azúcar, el repollo, el queso, los huevos y el arroz se han encarecido entre un 10% y un 50% a consecuencia de las sanciones occidentales contra Rusia y la caída de los precios del petróleo.
Debido a la inflación galopante, muchos rusos han reaccionado airados a las declaraciones del diputado, que ha tenido que excusarse públicamente.
Pero cuando lo acababa de hacer, uno de los máximos responsables políticos del Kremlin recomendó a los rusos hagan dieta.
"Vamos a superar todos los obstáculos en nuestro país, vamos a comer menos, gastar menos energía", dijo el viceprimer ministro Igor Shuvalov ante la flor y nata de la economía mundial en el Foro de Davos.
"Cuando un ruso sufre presión externa, nunca abandona a su jefe", dijo el viceministro.
Shuvalov explicó que el "plan anticrisis es hacer que los ciudadanos ordinarios y los empresarios se adapten a la nueva realidad".
"¿Tenemos un plan?" se sorprendió este lunes la prensa rusa, como el diario Izvestia.

ojo