Brasileños engordan más por comer comida chatarra y dejar frijoles

Brasileños engordan más por comer comida chatarra y dejar frijoles

Brasileños engordan más por comer comida chatarra y dejar frijoles

17 de Abril del 2017 - 21:49

El porcentaje de brasileños con obesidad saltó un 60 % en diez años, confirma informe de su Ministerio de Salud

El porcentaje de brasileños con obesidad saltó en un 60 % en los últimos diez años, desde el 11,8 % de la población en 2006 hasta el 18,9 % en 2016, lo que se explica por la ingesta cada vez mayor de alimentos procesados o comida chatarra, según un informe divulgado hoy por el Ministerio de Salud.
El crecimiento del número de brasileños con sobrepeso en el mismo período fue menor, del 26,3 %, pero este mal ya afecta a más de la mitad de la población del mayor país de América Latina, de acuerdo con la última edición del sondeo Vigilancia de Factores de Riesgo y Protección para Enfermedades Crónicas por Consulta Telefónica.
El porcentaje de brasileños considerado como con sobrepeso subió desde el 42,6 % de la población en 2006 hasta el 53,8 % en 2016.
El estudio en Brasil mostró que los indicadores de la obesidad, el sobrepeso, la hipertensión y la diabetes, que son los principales factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares como infartos o derrames cerebrales, crecieron significativamente entre los brasileños desde 2006.
El porcentaje de diabéticos saltó un 61,8 %, desde el 5,5 % de los brasileños en 2006 hasta el 8,9 % en 2016, y el de hipertensos en un 14,2 %, desde el 22,5 % de la población hasta el 25,7 % de los brasileños en el mismo período.
El estudio mostró que más de la mitad de la población está con sobrepeso, casi dos de cada diez con obesidad, cuatro de cada diez con hipertensión y casi la décima parte con diabetes, y que el principal desafío de las autoridades sanitarias ya no es la desnutrición sino el exceso de peso.
El estudio del Ministerio de Salud es elaborado anualmente mediante entrevistas telefónicas con personas de más de 18 años habitantes de las 27 capitales regionales del país.
De acuerdo con el sondeo, los factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares son mayores entre la población menos instruida.
Mientras que la diabetes afecta al 4,6 % de las personas con más de doce años de estudio, el porcentaje salta al 16,5 % entre los que tienen menos de ocho años de escuela. La hipertensión afecta al 41,8 % de los que tienen menos de ocho años de estudio y a sólo el 15 % entre los que tienen más de doce años de estudio.
Para el sobrepeso, el porcentaje es del 59,2 % entre los que tienen menos de ocho años de estudio y del 48,8 % entre los que estudiaron más de doce años, y el de obesidad es del 23,5 % entre los menos instruidos y del 14,9 % entre los más instruidos.
Según el Ministerio de Salud, el aumento de los factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares aumentaron no sólo por la edad y las deficiencias en la educación sino también por los malos hábitos de alimentación de la población.
El consumo de arroz y fríjol, la dieta básica de los brasileños, dejó de ser tan habitual. Mientras que en 2012 un 74,2 % de los consultados decía consumir los dos alimentos al menos cinco días a la semana, ese porcentaje se redujo al 67,9 % en 2016.
Los alimentos naturales fueron sustituidos principalmente por industrializados y por congelados ricos en sodio.
Una de las pocas buenas noticias del estudio, según el Ministerio, fue la revelación de que el porcentaje de brasileños que dice comer regularmente frutas y hortalizas subió desde el 33 % en 2008 hasta el 35,2 % en 2016.

ojo