​Compañeros le regalaron 350 días de sus propias vacaciones para que cuide a su hija enferma

​Compañeros le regalaron 350 días de sus propias vacaciones para que cuide a su hija enferma

​Compañeros le regalaron 350 días de sus propias vacaciones para que cuide a su hija enferma

19 de Octubre del 2015 - 15:41

A Jonathan Dupré no le quedaba ni un sólo día de vacaciones: los consumió todos en las visitas al médico para su pequña hija.

Cuando Jonathan Dupré se enteró de que su hija estaba enferma su vida cambio por completo. A su pequeña Naëlle de cinco años le detectaron un cáncer de riñón. Una difícil historia llena de angustia que tuvo un acto de humanidad que sorprendió a Francia y al mundo en general.

A Jonathan Dupré no le quedaba ni un sólo día de vacaciones: los consumió todos en las visitas al médico para su hija. En diciembre la operaron para extraerle un tumor de 13 centímetros. A lo que siguieron 31 semanas de quimioterapia.

"Gasté todos mis días de vacaciones en exámenes médicos y sesiones de quimioterapia", contó el padre de la niña al diario local Le Réveilde Neufchâtel.

Fue ahí que un acto de solidaridad conmovió a todos. 

Los compañeros de trabajo de Jonathan en la fábrica de vidrio Pochet du Courval, en Sénarpont, Francia decidieron ayudarle cediéndole sus vacaciones, un total de 350 días libres que le permitieron estar a lado de su hija cuando enfrentó las sesiones de quimioterapia y las consultas médicas.

"Estoy muy contenta de que se quede en casa conmigo", dice la pequeña Naëlle, cuyo cáncer, afortunadamente, está en remisión.

La empresa donde trabaja Jonathan, Groupe Pochet, tiene 15 plantas industriales y más de 6.000 empleados en todo el mundo.

ojo