Fue discriminada por su raza, abusada físicamente y hasta abandonada por su padre, hoy es arquitecta

Fue discriminada por su raza, abusada físicamente y hasta abandonada por su padre, hoy es arquitecta

Fue discriminada por su raza, abusada físicamente y hasta abandonada por su padre, hoy es arquitecta

07 de Diciembre del 2018 - 17:51
» Textos:

Mexicana superó todos los obstáculos que le puso la vida

Maximiliana Sántiz Pérez tenía 13 años en 2007 y le pidió a su padre a que la inscriban en un colegio cercano a su casa en la comunidad BachénMéxico, pero le negaron la educación y le dijeron que mejor era quedarse en casa ayudando a su madre.

Sin embargo, lo único que quería hacer Maximiliana Sántiz era estudiar para tener una mejor vida y emigró a Jovel o San Cristóbal de las Casas, aunque no sabía hablar español ni tenía algún conocido en dicha ciudad.

Hablando con el chofer del bus, supo que el colegio quedó a pocas cuadras y pudo inscribirse con los ahorros que había recolectado en su comunidad. Al día siguiente, fue a buscar trabajo y se dedicó a ser trabajadora doméstica.

Lejos de tener una buena vida en la escuela secundaria, sus compañeros la discriminaron por su raza y empezaron a llamarle india, además de golpearla. Maximiliana nunca se rindió y siguió con sus estudios, trabajaba y estudiaba hasta la media noche para aprender el español.

En sus vacaciones regresó a su pueblo natal Bachén para saludar a sus padres quienes no la recibieron con el mayor cariño ya que la criticaron. No creían que se fue a la ciudad para estudiar y ganarse la vida, sino para “buscar marido”. Lo mismo le decían sus compañeros de trabajos.

En 2010, Maximiliana logró completar la secundaria y seguía el próximo paso, la preparatoria para ingresar a la universidad. Tres años después por un amigo decidió ingresar a la Universidad Autónoma de Chiapas. Invitó a sus padres quienes se presentaron para la entrega de documentos.

80cef3bb-cefa-4e45-9820-a436e6e0accc.jpeg

(FOTO) Maximiliana Sántiz Pérez

Finalmente, había ingresado a una universidad para seguir la carrera de arquitectura. En este punto se había reconciliado con sus padres, pero la comenzaron a llamar loca y que "no tendría el tiempo y dinero suficiente para terminar la carrera".

Recibió pensión alimentaria y su profesora de la preparatoria le acomodó un lugar en su casa para que pueda vivir. Maximiliana dormía cuatro a cinco horas diarias y el resto del tiempo lo utilizaba para trabajar o estudiar.

En cuatro años puedo terminar la carrera y hasta presentó un proyecto de construcción de un mercado en el municipio de Tzimol, para beneficiar a una población de diez mil personas. 

Resultado de imagen para Maximiliana Sántiz Pérez

(FOTO) Maixmiliana en su graduación con sus padres

Ahora con 25 años y la carrera de arquitectura terminada, todavía piensa en estudiar y hacer una maestría en México o en el extranjero. Además, apoya y alienta a sus hermanas de estudiar una carrera. Finalmente, ya reconciliado con su padre quien no creyó en ella desde un principio, cuenta a sus conocidos que "cuando una mujer se propone un objetivo, lo puede lograr".

OJO CON ESTO:

Hace 'match' en Tinder, consigue novio y un nuevo riñón

Imitador del 'Negro del Whatsapp' reparte preservativos en campaña contra el Sida (FOTOS)

Era hombre, se convirtió en una mujer y hoy quiere operarse para ser un caballo

Se emborrachó por 10 años para encontrar la "cura" a la resaca
HAY MÁS...

ojo