Manada de elefantes avanzó y destruyó mucho a su paso.
Manada de elefantes avanzó y destruyó mucho a su paso.

Por hambre o para huir de las zonas depredadas donde son asesinados, varios elefantes salvajes, una especie en peligro, irrumpieron en un parque safari (especie de zoológico extenso) de Bangladesh. Lo sucedido amenazó la seguridad de los visitantes y de otros animales, según advirtieron las autoridades.

En la semana, la manada de elefantes, que cuenta con al menos 13 elefantes, derribó un muro de hormigón para entrar en el Parque Safari Bangabandhu Sheikh Mujib, al norte de la localidad costera de Cox’s Bazar.

“Estaban muy agitados, asustados y reaccionaban como si estuvieran en una trampa”, explicó el responsable del parque, Mazharul Islam. “Son ahora muy peligrosos para los otros animales y para nuestros visitantes”, agregó este domingo.

El parque cuenta con más de 1300 animales, entre ellos tigres de Bengala, hipopótamos y otras especies amenazadas. Unas 5000 personas al día visitan el lugar en temporada de invierno.

“Estamos muy preocupados por los visitantes del parque”, continuó el responsable. “Las rondas nocturnas se están complicando porque los elefantes están muy inquietos y arremeten muy rápido”, explicó.


Elefantes están asustados

Menos de un centenar de elefantes viven aún en este país del sur de Asia, donde la reducción de su hábitat y del acceso a los alimentos está provocando un creciente conflicto con los humanos.

Los elefantes están asustados por la creciente expansión de las tierras de cultivo, así como por la muerte de una docena de miembros de su manada, asesinados en los últimos dos años, según otro funcionario del parque.

La falta de alimentos empuja a los elefantes a los campos de arroz, donde a menudo se electrocutan con las vallas eléctricas, agregó.


TE PUEDE INTERESAR