Antepasados de ballenas barbadas tenían oído excelente hace millones de años

Antepasados de ballenas barbadas tenían oído excelente hace millones de años

Antepasados de ballenas barbadas tenían oído excelente hace millones de años

07 de Febrero del 2017 - 22:48

Investigación determinó por primera vez lo que oían los antepasados con el análisis de la anatomía de fósiles del caracol del oído de ejemplares prehistóricos

Los antepasados prehistóricos de las ballenas barbadas ya tenían un extraordinario sentido del oído antes de que desarrollaran su gigantesco tamaño y empezaran a alimentarse por filtración, informaron hoy fuentes científicas.
Los misticenos (Mysticeti) o ballenas barbadas miden unos 30 metros de longitud, lo que los convierte en los animales más grandes del planeta, consumen diariamente cuatro toneladas de krill y son capaces de oír las frecuencias más bajas captadas por un mamífero.
Científicos del Museo Victoria y la Universidad Monash, en Australia, descubrieron que los misticenos han sido capaces de captar estos sonidos de baja frecuencia durante toda su historia evolutiva, en un estudio publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B.
La investigación determinó por primera vez lo que oían los antepasados con el análisis de la anatomía de fósiles del caracol del oído de ejemplares prehistóricos como los basilosáuridos (Basilosauridae), unos cetáceos extintos que habitaron el planeta hace unos 23 millones de años.
Los científicos compararon los modelos que construyeron de esos cetáceos prehistóricos con los de sus descendientes, las ballenas barbadas, y descubrieron que los caracoles eran similares, según indicó en un comunicado el Museo de Victoria.
A diferencia de las ballenas barbadas, el ejemplar prehistórico medía unos tres metros de longitud y tenía dientes, pero al igual que su sucesor era capaz de captar frecuencias de 12 hercios, 8 hercios por debajo de la capacidad humana.
Con estas similitudes "si bien no hay forma de probar la idea, es tentador pensar que los misticenos han producido sus complejos y hermosos cantos desde hace millones de años", dijo Travis Park, investigador de ambas instituciones.

ojo