¡Atención! ¿Qué hacer cuando un hijo roba?

¡Atención! ¿Qué hacer cuando un hijo roba?

¡Atención! ¿Qué hacer cuando un hijo roba?

19 de Septiembre del 2016 - 15:00
» Textos:

Robar es una acción muy común en la niñez. ¿Cómo reaccionar? Presta atención a los siguientes consejos

Robar es una acción que, en la niñez, es muy común. ¿Cómo reaccionar si descubres a tu hijo realizando este acto? Antes de que enloquezcas, espera a conocer por qué se produce este tipo de conducta en los niños y qué podemos hacer para resolver la situación. 

De acuerdo a los expertos, la motivación a robar se puede presentar por varios motivos, la principal causa es que los niños pequeños toman cosas que les gustan sin entender que cuestan dinero y que está mal hacerse de algo por lo cual no hemos pagado. 

Y en el caso de que ya se le haya explicado al menor que apropiarse de los bienes ajenos está mal, la razón por la que lo hacen es porque  no tienen el suficiente auto-control para evitar tomar lo que no les pertenece.

En la adolescencia, cuando la persona ya diferencia lo bueno de lo malo, robar es sinónimo de desafío o porque los amigos lo hicieron. Una expresión de rebeldía, en pocas palabras. 

Es importante considerar que los niños también pueden atreverse a hurtar cuando están enojados o necesitan llamar la atención. Y, en los casos más preocupantes, algunos adolescentes roban porque han empezado a consumir drogas y no tienen cómo pagarlas.

¿Qué hacer?

En primera instancia, el padre debe tener en cuenta si es la primera vez que sucede o si ya es un patrón de comportamiento, porque de eso va a depender su proceder.  Posteriormente debe encontrar la causa original que se oculta tras el problema superficial, y darle solución. 

Es necesario que los padres ayuden a los niños pequeños a entender que robar es incorrecto y enseñarles con el ejemplo. Uno de los errores más grandes de los progenitores es, por ejemplo, que ellos celebren que el niño haya robado un caramelo de su amigo. Como es algo pequeño, le restan importancia, pero lo ideal sería ayudar a que el niño lo devuelva. Si el pequeño ya lo ha comido, se le puede llevar a la tienda a pedir disculpas y pagarlo.

Para los adolescentes, la forma de enfrentarlo es haciendo que la persona acepte su error. La humillación de enfrentar lo que ha hecho puede ser una lección duradera.

Y eso sí, no se aconseja nunca apelar al castigo físico. Podría hacer que el niño se enojara y decidiera participar en eventos peores (drogas, pandillas, etc.).

Si manejamos el problema a tiempo, siempre habrá una solución para ayudar a nuestros hijos a crecer felices respetando la propiedad del otro.

¡No te puedes perder esto! ¡Awww! ¿Qué espera un recién nacido de su madre?

ojo content-body
Comunícate con nosotros vía WhatsApp