Magaly Moro

Mario (24 años, El Agustino). Doctora Magaly, me siento sumamente deprimido. La chica que me gusta, Vilma, me ha dicho delante de todo nuestro entorno que soy feo.

Todo sucedió en el cumpleaños de un amigo en común. Mientras celebrábamos en la casa de este compañero, le dio un ataque de sinceridad producto de la cerveza que había consumido con sus amigas.

Al inicio, me divirtió mucho cómo se expresaba, pero en un momento el cumpleañero la abrazó y, mientras me miraba, le dijo: “Chica, te está mirando tu próximo enamorado, pórtate bonito”. Ante esto, todos empezaron a hacer bulla y a reírse. Sin embargo, ella elevó la tensión contestando: “¿Qué? Tú me conoces, amiguito, ¿crees que voy a estar con ese feo? Jamás”. Automáticamente, todos se quedaron callados y me miraron. Una amiga que estaba allí le exigió que me respetara y se la llevó a la calle. Obviamente, un borracho que también estaba en el lugar empezó a hacer bromas con la situación, pero lo ignoré.

Por su parte, los de mi entorno me dieron trago para pasar la vergüenza. Luego de unos minutos, Vilma regresó a la sala y se disculpó. “Debí ser más cuidadosa, pero en serio eres bien feíto pues. No te ilusiones”, expresó y se fue riendo.

Doctora, fue la peor noche de mi vida, a mí realmente me gusta, pero siento que no tengo oportunidad después de lo que pasó. Mis amigos me han dicho que haga la lucha, porque saben lo interesado que estoy. No obstante, temo al rechazo. ¿Qué hago?

OJO al consejo

Querido Mario, lamento el bochornoso incidente por el que pasaste esa noche con Vilma. Te aconsejo que hables con ella y seas sincero con tus sentimientos. Recuerda que ella estaba bajo los efectos del alcohol y, probablemente, dijo cosas que realmente no pensaba. Trata que tu inseguridad no gane. Si te rechaza, por lo menos lo intentaste. Mucha suerte.