Magaly Moro |

Alicia (26 años, Independencia). Estimada doctora Moro, estoy muy enojada con Ernesto, mi enamorado. Desde hace semanas me hace pasar por situaciones muy incómodas, pero a él parece no importarle nada.

Le explico; él tiene un look muy particular, suele usar pantalones rasgados y con huecos, además viste polos con fotos de artistas de rock. Cuando lo conocí, hace dos años me desagradaba la ropa que usaba porque parecía una persona desaliñada. Sin embargo, me di cuenta que esto era un prejuicio. Tras conocerlo mucho más, me enamoré de él y dejé de fijarme en las prendas que utiliza.

Todo marchaba bien hasta que hace dos meses, aproximadamente, Roberto me dijo que no se cortaría el cabello porque quería saber cómo se vería con la melena larga. En ese momento no le hice comentarios al respecto, pero después me di cuenta del problema que eso iba a ocasionar.

Hace dos semanas se apareció en mi casa con una diminuta cola amarrada con un colet. Ya me había dado cuenta de que su cabello estaba largo, pero pensaba que en cualquier momento iría a la peluquería, ¡nunca imaginé que, por el contrario, que se iba a hacer una cola!

Desde entonces luce ese peinado a diario. Regularmente salimos a pasear y tengo que tolerar las miradas curiosas de las personas. Siento que se burlan de nosotros. No lo tolero más.

Le he pedido a Ernesto que se corte el cabello, pero no quiere. Me dice que respete su look. ¿Qué hago? No soporto que la gente nos mire mal.

Ojo al consejo

Estimada Alicia, entiendo tu incomodidad. Sin embargo, considero que no debes dejarte intimidar por las miradas inquisitivas de las personas. No debe importarte lo que los demás digan o piensen. No permitas que esto te afecte. Ernesto tiene razón, debes respetar sus gustos. En una relación es necesario que prevalezca el amor y respeto mutuos.

TAGS RELACIONADOS