Magaly Moro

Cristina (39 años, Surquillo). Doctora Magaly, me encuentro en una gran disyuntiva, no sé qué hacer con mi vida ante la presión social y espero que usted pueda ayudarme.

Soy una persona con trabajo y profesión, poco sociable, con muy mala suerte en el amor y casi sin amistades. Los pocos amigos que tengo ya están formando su familia y lo mismo sucede con mis primas que tienen mi edad.

Siempre me he preocupado más por lo otros y he dejado mi vida de lado. He vivido pendiente del bienestar de mi entorno, decisión que hizo que los pocos hombres con los que intentaba algo, se vayan. “Todo el tiempo buscas solucionar los problemas de otros y yo soy la última de tus prioridades”, fue lo que una vez me dijeron antes de dejarme. Creí, en ese entonces, que estaba haciendo lo correcto, pero ahora me doy cuenta de lo equivocada que estaba.

Esa forma de vivir ha hecho que ahora esté sola. Las personas que protegía, como mis hermanos menores, ya hicieron su vida. La más pequeña se va a casar pronto y yo sigo aquí, en casa, junto a mi madre.

En estos últimos meses, mi mamá me ha estado presionando con la idea de que tenga descendencia. “Si ningún hombre te quiere o no se te acercan, busca otra manera. Yo quiero nietos tuyos”, ordena.

Al inicio no quería, pero mi mamá insiste tanto que lo estoy pensando. Además, tampoco me gustaría quedarme solterona. Por eso, estoy pensando en el procedimiento de reproducción asistida, ¿estará bien? Necesito un consejo.

OJO al consejo

Querida Cristina, me comentas que quieres vivir a tu modo y pensar más en ti, entonces esta es una prueba más para demostrarlo. Piénsalo bien. ¿Realmente quieres tener un bebé o solo lo haces para satisfacer a tu mamá? Si tu deseo es ser mamá, ¡adelante!, busca todas las maneras para lograrlo, pero no lo hagas por la presión o para no sentirte sola. Suerte.