Magaly Moro

Zoila (38 años, San Martín de Porres). Doctora Magaly, estoy muy confundida, no sé si priorizar mi felicidad o la de mis chiquitos. No sé si usted sea madre, pero es terrible ver a los hijos llorar toda la noche porque extrañan a su padre.

Estoy casada desde hace 9 años. Conocí a Mateo en los últimos ciclos de la universidad. Nos enamoramos, nos graduamos, empezamos un trabajo juntos y, finalmente, contrajimos matrimonio. Soñamos tanto con esa unión que cuando se cumplió, le juro que pensé que duraría para siempre. Tuvimos a Mathías al año de casados y cuando celebré mis bodas de papel lo sorprendí diciendo que sería padre nuevamente. Todo fue tan rápido que sin pensarlo ya teníamos a Luana y Mathías corriendo en el parque que está al frente de nuestra casa. Mi historia parecía salida de un cuento de hadas, hasta que hace seis meses me enteré que Mateo me engañaba con otra mujer, quien era su colega en el consultorio de abogados. Cuando vi las conversaciones que ellos tenían, sentí mucha decepción y hasta asco. Jamás pensé que él me haría algo así. Como era lógico, lo boté de la casa sin saber que una pandemia complicaría más la situación, ya que mis hijos no iban a poder ver a su padre por la cuarentena. Ahora, ya libres de confinamiento, mis niños quieren que su papi regrese. Yo nunca les conté la verdadera razón de su partida, solo les dije que la pandemia lo agarró donde su abuelita y él tuvo que quedarse ahí.

Necesito su ayuda, doctora Moro, no sé si debo olvidarme de esta traición con tal de ver felices a mis pequeños.

Ojo al consejo

Estimada Zoila, muchas mujeres han pasado por lo mismo y perdonar a su pareja solo les ha traído más daño a su hogar y a sus hijos. Un engaño es difícil de superar. Sé que amas a tus niños, pero también debes de pensar en ti. Sin embargo, es tu decisión. En caso optes por perdonarlo, que sea con la condición de que ambos acudan a terapia de parejas. Mucha suerte