12 de Julio del 2016 - 18:12

La violencia solo consigue aumentar la ansiedad y afianzar más el hábito.

Si estás muy angustiada porque tu pequeño se chupa el dedo, tranquila, diversos expertos aseguran que esta conducta es muy común en el 80% de los bebés. "La succión del pulgar forma parte de la fase de oral del desarrollo psicológico, permitiéndole al niño vivir sus propias experiencias y conocer el mundo que le rodea", explican.

Pero cuando esta acción es muy recurrente los especialistras aconsejan qué hacer para romper con este hábito.

1.- Detecte el momento cuándo se chupa el dedo. De este modo te será más fácil asociar con que tipo de placer o situación se relaciona este acto. Por ejemplo, si el niño se chupa el dedo cuándo está aburrido, o por inactividad. 

2.- Mántén sus manos ocupadas. Dale algún juguete. Mientras más tareas recreativas tenga más rápido irá olvidando ese mal hábito.

3.-No a la violencia. Si uttilizas gritos y golpes solo conseguirás aumentar la ansiedad y afianzar el habito, además de asustarlo y volver temeroso a tu bebé. Es importante que le expliques que los niños grandes no hacen eso.

4.-Manténtete alerta. Si notas que el paladar del pequeño sufre alguna alteración debido a la continua succión de su dedo acude a un especialista.

 

ojo content-body
Comunícate con nosotros vía WhatsApp