Carabayllo: Degüellan a vendedor de golosinas por resistirse a robo

Carabayllo: Degüellan a vendedor de golosinas por resistirse a robo

Carabayllo: Degüellan a vendedor de golosinas por resistirse a robo

13 de Julio del 2015 - 11:56
» Textos:

Jacob Almerbo Ochoa (27) fue asesinado de un corte en la yugular cuando salía de su casa para comprar cerveza. La Policía detuvo a “Lulo”.

Fue por unas cervezas para seguir con las celebraciones por el cumpleaños de su hijo pequeño y lo mataron. 

Jacob Esteban Almerco Ochoa (27) fue asesinado de un corte en la yugular en la madrugada, cerca de su vivienda, en la urbanización El Progreso, en Carabayllo. Lo mataron con un vidrio roto luego de que discutiera con unos sujetos que quisieron asaltarlo. 

Almerco se dedicaba a vender golosinas en buses y combis en Miraflores, San Isidro y el Centro de Lima. En la madrugada, según relató su pareja Esperanza Mantilla Requelme (20), Jacob salió de la casa donde ambos vivían para comprar una caja de cerveza.

La pareja celebraba el cumpleaños número 6 de su hijo, Joshua, y habían invitado amigos, familiares y hasta a un payaso para animar la fiesta. 

A las 4 de la mañana, cuando Jacob y el payaso Juan Carlos Yupanqui Liverato (17) salieron a la calle, se encontraron con cuatro sujetos que les pidieron dinero. Como ellos se negaron, uno los maleantes agarró un pico de botella y lo clavó en el hombro izquierdo de Yupanqui, quien aún tenía el rostro pintado como payaso. 

A Jacob lo degollaron de un corte en la yugular izquierda con un pico de botella. Cuando su pareja acudió para auxiliarlo, él le dijo: "Es solo un pequeño corte", para luego desvanecerse. No volvió a abrir los ojos.

La Policía detuvo al presunto homicida, Raúl Ciriaco Reyes Flores (30), alias Lulo. Otro de sus cómplices ya está identificado y responde al apelativo de "Laive". Según los agentes, ellos integran la banda "Los Mellizos", que opera asaltando a transeúntes en esa zona de Carabayllo.

Esperanza no deja de llorar a Jacob, quien era el sustento de su familia y había aprendido a tocar el charango y la zampoña para alegrar a los pasajeros en los buses mientras vendía sus golosinas.

ojo