Whatsapp Video 2021-10-28 At 1.12.28 Pm
Whatsapp Video 2021-10-28 At 1.12.28 Pm

Se hicieron conocidos en los de Lima Norte por su supuesta ‘buena suerte’ al ganar los premios mayores por un monto de S/ 300.000. Pero la buena racha para dos sujetos terminó tras ser capturados por la luego de ponerse al descubierto que manipulaban las máquinas electrónicas que abrían con una llave maestra.

Se trata de Luis Fernando Sotomayor Urcuhuaranga, de 37 años, y José Antonio Quintero Milian, 39 años, quienes fueron arrestados por agentes de la comisaría de Sol de Oro luego de cobrar la suma de S/ 40,000 en el casino Mythic, ubicado en la cuadra 10 de la avenida Antúnez de Mayolo, en Los Olivos.

El caso fue puesto al descubierto la noche del miércoles luego que el personal de seguridad de dicho negocio observó a través de las cámaras de seguridad que el ganador había manipulado la máquina de apuestas de caballo, por lo que denunciaron el caso a la Policía Nacional.

Whatsapp Video 2021-10-28 At 1.10.57 Pm
null null

“Apostaban. Se desarrolla la carrera normalmente, y una vez que terminaba esta carrera sabían cuál era el caballo ganador. Abrían el compartimento con esta llave maestra, manipulaban los cables de fibra óptica y conseguían que esta misma carrera se repita y ya conociendo los resultados apostaban fuertes sumas de dinero y conseguían ganancias ilícitas”, informó el coronel Max García, jefe de la División Policial Norte 1.

Según señaló el oficial, estos sujetos habían ganado anteriormente en este casino, por lo que revisaron videos de días pasados y así confirmaron que en todos los casos manipulaban la máquina de carrera de caballos.

Los detenidos, investigados por el presunto delito contra el patrimonio, serían integrantes de la banda ‘Los Casineros de Sol de Oro’. La Policía Nacional les incautó una llave maestra con la que abrían las máquinas.

VIDEO RECOMENDADO

Callao: ladrón deja emotivo mensaje al regresar un cáliz de una Parroquia
Hace unos días un ladrón había robado un cáliz valorizado en 6 mil soles de la Parroquia Juan XXIII, pero tras tomar conciencia de la situación en la que se encontraba, devolvió el objeto dejando un emotivo mensaje de arrepentimiento y explicando que todo lo hizo por su hija.