Carabayllo: “Marcas” siguen y asaltan a exregidor en su propia casa [FOTOS]

11 de Julio del 2016 - 08:02

Encañonaron a su esposa y a su hijo y hasta golpearon al niño en su casa ubicada en Carabayllo.

Cuando llegaba a su estudio de abogados en Carabayllo, el exregidor Percín Deza Ureta (47) fue asaltado por cuatro “marcas” armados que le arrebataron 3 mil 400 soles. Ocurrió el sábado último por la tarde, cuando él regresaba de retirar el dinero de un banco junto con su esposa y sus dos hijos.

Deza contó que los delincuentes lo interceptaron en el garaje de su estudio jurídico, Percín Deza & Abogados, en el kilómetro 17 de la avenida Túpac Amaru.

Los hampones, que llegaron en un auto blanco, le impidieron cerrar la puerta levadiza con las manos.

“ME SIGUIERON”. “Estoy seguro que el dato ha salido del banco. Los ‘marcas’ nos han estado siguiendo luego de que retirara el dinero”, contó el exregidor.

Él acudió a una sede del Banco Continental, en Carabayllo, de donde retiró 7 mil soles. Parte del dinero lo depositó como pago en la misma agencia bancaria, pero se quedó con otro monto, que los hampones robaron minutos después.

A su hijo Aldair (21), los delincuentes lo golpearon en la cabeza con la culata de un arma, mientras que su esposa Julia Anco (41) fue apuntada con otra.

Fueron minutos de terror, sostuvo el abogado, quien afirmó que tomará acciones legales contra el banco de donde sacó el dinero.

PELEAN POR NICHOS. Como en una película apocalíptica en la que la desolación es la protagonista, así luce el cementerio San Pedro de Carabayllo, luego de que un grupo de personas violentaran durante la noche del jueves decenas de nichos dejándolos rotos e incluso vacíos.

Ropa quemada e incluso algunos huesos recibieron a los familiares de los fallecidos, quienes llegaron espantados para ver la situación de sus nichos.

"Hoy me enteré por las noticias de esta situación, vine y veo que el nicho de mi tío Enrique Gonzano está vacío y nadie me dice dónde esta el cuerpo", señaló con evidente malestar su sobrina.

El malestar hizo que algunos familiares permanezcan en estado de vigilia al lado de sus seres queridos, por el temor de que violenten su espacio de eterno descanso.

MIRA ESTO:

ojo content-body
Comunícate con nosotros vía WhatsApp