Matan de 5 balazos a testigos protegido que había delatado a asesino de su amigo│VIDEO

10 de Julio del 2019 - 08:06
» Textos:

Pereció acribillado cuando dejó albergue donde pasaba hambre

José Miguel Gonzales Cabello era un trabajador portuario de 32 años que marcó su sentencia de muerte el día en que presenció el crimen de su mejor amigo. La Fiscalía lo acogió como testigo protegido, luego de que atestiguara en contra del asesino y un día después recibió amenazas de muerte por “soplón”; pero meses más tarde fue asesinado de cinco disparos en la puerta de su casa, en el Callao.

El pasado 27 de abril, José Miguel Gonzales conversaba con dos amigos en la puerta de su domicilio, ubicado en el Primer Puerto. Eran cerca de las 7 de la noche y, tal como lo muestra la cámara de seguridad que registró su muerte, un sicario vestido de negro y de contextura delgada se aproximó a ellos y acribilló a su objetivo, quien murió camino al hospital Daniel A. Carrión.

¿Por qué se convirtió en testigo protegido?

Esta historia se inicia en octubre del año pasado, cuando asesinan a Renzo Chaupis Páucar, amigo de José Gonzales. Meses después, este último atestiguó contra el asesino y un día luego de ello recibió amenazas de muerte, mediante mensajes de texto, WhatsApp y llamadas a su celular.

Por ello, la Cuarta Fiscalía Penal Corporativa del Callao, a través de la Unidad Distrital de Asistencia a Víctimas y Testigos (Udavit), lo asiló en una vivienda fuera del Callao, bajo el código de reserva N° 01-1155, desde el 22 de febrero de este año.

José Gonzales permaneció más de dos meses refugiado en dicho hogar de protección, lugar del que decidió retirarse, ya que le comentó a su familia que no le llevaban los alimentos a su hora.

“Mi hijo moría de hambre; además, el encargado con quien yo contactaba me dijo que me llevara a mi hijo, porque ellos no tenían dinero para sostener sus gastos”, señaló Magdalena Cabello, madre de la víctima.

Asimismo, la mujer dijo haberle suplicado al encargado de la Udavit para que su hijo siga en dicho lugar, proponiéndole que ella correría con los gastos de su alimentación y otros; pero nunca obtuvo respuesta.

Tal situación habría motivado a su hijo a abandonar el lugar de protección.

Revelan identidad

Las investigaciones de los crímenes de José Gonzales y de su amigo Renzo Chaupis están a cargo del Departamento de Investigación Criminal (Depincri) Callao.

Sin embargo, a su vez, la familia del testigo protegido denunció a la fiscal Lili Ulloa Jiménez y a su fiscal adjunta Shirley Requejo Fernández, de la Cuarta Fiscalía Provincial Penal Corporativa del Callao, quienes le ofrecieron la protección a cambio de su declaración. Las acusan por el delito contra la administración de justicia en la modalidad de revelación indebida de identidad.

“Él (Gonzales) colaboró con la justicia al identificar a un asesino y encima las autoridades me dicen que quizá no capturen a los que me lo mataron”, manifestó la indignada madre.

La Novena Fiscalía Provincial Corporativa del Callao se encargará de investigar cómo este testigo protegido recibió amenazas de muerte en su teléfono y sus redes sociales, un día luego de revelar la identidad del asesino de su amigo. Se pide determinar qué autoridades involucradas en la investigación habrían revelado esta información reservada. También se le ha solicitado a la Udavit que presente un informe detallado sobre la asistencia brindada al testigo N° 01-1155.

“Mi familia y yo pedimos que se capture a los responsables por la muerte de mi hijo. Esto no puede quedar así”, exclamó Magdalena Cabello, la madre que espera justicia.

ojo content-body
Comunícate con nosotros vía WhatsApp