¿Apristas en Odebrecht? Exministro denunció a hijos de funcionarios

¿Apristas en Odebrecht? Exministro denunció a hijos de funcionarios

¿Apristas en Odebrecht? Exministro denunció a hijos de funcionarios

31 de Diciembre del 2016 - 09:37

El exministro y ex dirigente aprista César Vásquez Bazán hizo la denuncia a través de un escrito

El exministro y ex dirigente aprista César Vásquez Bazán denunció a través de un escrito que algunos hijos de importantes funcionarios apristas trabajaron para la empresa brasileña Odebrecht o alguna de sus filiales.

Entre ellos están los vástagos de sus excompañeros de partido Luis Alva Castro, Javier Velásquez Quesquén y Enrique Cornejo.

Por ejemplo, Julia Alva, hija del aprista Luis Alva Castro, trabajó para Odebrecht por varios años. Se inició como empleada en Entrenamiento en 2006, luego en el Área de Desarrollo de Personas y Responsabilidad Social de Odebrecht Consorcio Interoceánica IIRSA Norte; y en 2012 en el Área de Personas y Organización de Odebrecht.

Consultado al respecto, el exministro Castro dijo “no entender cuál es el problema”. “Es una persona que trabaja, ¿acaso no puede trabajar?, dijo.

EMPLEADOS. También se menciona a Guillermo Velásquez Obando, hijo de Javier Velásquez Quesquén, quien laboró para la filial de Odebrecht en Colombia. “Estuvo contratado entre junio de 2013 y enero de 2016 por la Constructora Norberto Odebrecht-Sucursal Colombia, donde ejercía el cargo de asesor jurídico”, sostuvo Vásquez Bazán.

Así mismo, se menciona el nombre de Javier Cornejo Cisneros, hijo del exministro Enrique Cornejo, quien trabajó para una concesionaria, entre ellas Odebrecht.

Vásquez Bazán aseguró que Alan García sí conoce a Oswaldo Plasencia Contreras, exresponsable del proyecto y construcción del Tren Eléctrico de Lima, pues fue asesor del líder aprista, “nombrado a través del Ministerio de Transportes”.

OJO CON ESTO: 

Comisión Lava Jato: Toledo, Humala y García serán citados por caso Odebrecht

Empresa Odebrecht dio sobornos a Perú por 29 millones de dólares

HAY MÁS...

ojo