Bien de salud: Zinc, mineral vital

Bien de salud: Zinc, mineral vital

Bien de salud: Zinc, mineral vital

13 de Julio del 2017 - 11:26

Lee la columna del Doctor Pérez-Albela

Por: José Luis Pérez-Albela

Este mineral hace crecer a los niños y evita que crezca la próstata. En nuestros primeros años de medicina se nos enseñó que donde hay enanismo, los suelos son carentes de zinc. Todo endocrinólogo receta zinc a niños de 30 a 100 mgr. por día.

La Dra Kousmine lo recetaba para proteger los pulmones; mi amigo el Dr. Juan Coyotupa, endocrinólogo, lo recetaba para el crecimiento y como antiinfeccioso; el Dr. Firbas y la Dra. Domínguez, su esposa, presentaron en los Archivos Latinoamericanos de Nutrición un estudio sobre la carencia de zinc hace más de dos décadas. El Dr. Airola, lo receta en caso de esquizofrenia.

Se trata de un mineral clave, incluso para evitar la degeneración macular. Son fuentes de zinc: sésamo, semillas de zapallo, algas marinas, levadura de cerveza, y la chicha de jora.

Es indicado en personas que sufren de diabetes tipo 2, la más frecuente, y ayuda en la síntesis de la insulina. Por su poder cicatrizante es usado en todo pre y post operatorio. Una acccion muy importante es la de eliminar arsénico y otros metales pesados. El salvado de trigo, usado en panes, debido a los fitatos elimina el zinc.

A los cinco años me aparecieron unos puntitos blancos en las uñas, y el médico pediatra Carlos Solís Alfaro dijo que eran mis “pecaditos”, desconocía que era la carencia severa de zinc, por ello solo mido 1.69 m.

En las últimas décadas las japonesas crecieron porque incrementaron su fuente de zinc con el ajonjolí , shitake, y las algas. El Perú exporta en polvo toneladas de zinc a China y Chile, pero como nos falta cultura nutricional, por medio de esta columna trataremos de llenar ese vacío.

CONSULTORIO. No olvides que todos los jueves al mediodía, el doctor José Luis Pérez-Albela responde tus consultas y dudas a través del Facebook Live de Diario Ojo.

MIRA EL PRIMER PROGRAMA DEL 6 DE JULIO:

HAY MÁS...

ojo