¿Desde cuándo se debe visitar al ginecólogo?

¿Desde cuándo se debe visitar al ginecólogo?

¿Desde cuándo se debe visitar al ginecólogo? | Fotografía: Difusión

15 de Septiembre del 2017 - 04:05
» Textos: » Fotos: Difusión

Atenta a tu salud femenina y revisa las respuestas de una especialista

¿Desde cuándo se debe visitar al ginecólogo? Es la pregunta que muchas mujeres se hacen pues a veces por vergüenza dejan de acudir donde este especialista, lo que podría significar un grave error.

Por ello, la Dra. Gabriela Silva Pajuelo, especialista en Ginecología y Obstetricia de SANNA Clínica San Borja ha deslindando esta duda.

"Puedes ir a cualquier edad si presentas alguna patología ginecológica. Sin embargo, lo aconsejable es que tu primera consulta se realice al inicio de la pubertad, básicamente para brindarte orientación y verificar tu adecuado desarrollo. Otro momento clave es alrededor del inicio de las relaciones sexuales, para orientarte sobre métodos anticonceptivos y sobre los futuros chequeos que debes realizarte", afirmó.

¿Cuál es la frecuencia en la que debo acudir a una cita ginecológica y qué chequeos me corresponden?

A esta interrogante, la especialista segmentó las edades en tres etapas...

Adolescentes: indicó que solamente un control cuando alcancen la pubertad. Luego únicamente si inician vida sexual. De hacerlo, acudir una vez al año.

Adultas: tener controles anuales. En general se realiza un examen ginecológico, de mamas y la toma del Papanicolau.

Adultos mayores: indicó que se debe continuar con los controles anuales. Sin embargo, la toma de Papanicolau está indicado hasta alrededor de los 70 años.

OJO CON ESTO:

El café adelgaza porque reduce el apetito y aumenta el gasto de energía, según estudio

Doctor Elmer Huerta revela qué es más peligroso que la temida carragenina

Doctor Elmer Huerta revela detalle desconocido sobre la carragenina

Caso Pura Vida: ¿irán a prisión por mentir en productos alimenticios?

Vuelven a autorizar venta de Pura Vida porque en etiqueta sí dice ingredientes

HAY MÁS...

ojo