Black Sabbath celebra misa negra y nombra a este vecino país sede del infierno

Black Sabbath celebra misa negra y nombra a este vecino país sede del infierno

Black Sabbath celebra misa negra y nombra a este vecino país sede del infierno

21 de Noviembre del 2016 - 12:48

Más de 60 mil fanáticos uniformados con camisetas negras presenciaron la misa negra que ofició Ozzy Osbourne con su banda

Las despedidas siempre son tristes; bueno, casi siempre, porque Black Sabbath oscureció este sábado por la noche el Estadio Nacional de Santiago y lo nombró la nueva sede del infierno tras la última presentación en Chile de los llamados padres del heavy metal.
Más de 60.000 fanáticos uniformados con camisetas negras y melenas, que en muchos casos no aguantaron el paso inexorable del tiempo, presenciaron la misa negra que ofició el incombustible Ozzy Osbourne, junto a sus secuaces Tony Iommi y Geezer Butler, en su gira de despedida "The End".
La homónima "Black Sabbath" fue el preludio del concierto en la capital chilena, como lo fue en la Inglaterra de 1970, cuando esta canción, que según palabras del mismo Osbourne es la melodía más aterradora de la historia, le dio el nombre al primer disco de la banda y cimentó las bases del rock.
Un viaje a la nostalgia, pero también a la tristeza genera la partida de esta banda de heavy metal en años en que los sonidos que dominan son muy diferentes. Eso fue lo que sintieron los fans chilenos tras escuchar "Fairies wear boots", "After forever" y Into the void".
Criticada por algunos, pero defendida por muchos, la voz del "Príncipe de las Tinieblas" se mantiene incólume sin importar el paso del tiempo.
El rasposo aullido de Ozzy emocionó al público del Estadio Nacional, e incluso al guitarrista de la banda Tony Iommi, quien sonreía cada vez que Osbourne llegaba tarde con la voz. Pero, ¿quién se puede enojar cuando se lleva tocando más de 40 años juntos? Cuatro décadas, pero con alguno que otro salto, eso sí.
Tras pasar "Snowblind", una apología de la cocaína, las luces se apagaron y comenzó a sonar una sirena que recordaba los instantes previos a los bombardeos de ciudades durante la Segunda Guerra Mundial. Fue el anuncio de "War pigs", el tema que paralizó 60.000 corazones.
Llamar a Black Sabbath la agrupación de rock más tenebrosa de la historia no es un capricho. Los nacidos en Birmingham fueron una de las primeras bandas contemporáneas en utilizar el tritono, un intervalo musical que fue prohibido por la Iglesia Católica durante la Edad Media por ser catalogado como "una llamada del diablo".
Antes de Black Sabbath los valientes fueron pocos, entre ellos el compositor clásico Johann Sebastian Bach -según entendidos, el primer rockero de la historia-, quien utilizó el tritono en obras como "Tocata y Fuga", en el siglo XVIII. 

La particular misa negra de la banda continuó con "NIB", que fue antecedida por el clásico solo de bajo de Geezer Butler, para proseguir con "Rad salad", una canción instrumental que utiliza la banda para darle descanso a Ozzy. Por muy especial que sea la genética, 67 años le pesarían al mismísimo Supermán.
La de hoy fue la tercera vez que Black Sabbath visita Chile. La primera sucedió en 1994 y fue sin su emblemático líder, y la segunda, hace apenas tres años. Al igual que en esta ocasión, el baterista Tommy Clufetos reemplazó al percusionista original de la banda Bill Ward, apartado por sus excolegas por carecer de suficiente fuerza para el rock.
Tanto los fanáticos como los cronistas extrañaron la ausencia de canciones de "13", su último trabajo, inspirado en la obra del filósofo Friedrich Nietzsche, y que ha recibido elogiosos comentarios de la critica.
La ceremonia se acercó a su fin con los clásicos "Iron Man", "Dirty woman" y "Children of the grave", antes de dar paso a la poderosa "Paranoid", que desató la locura en el Estadio Nacional y que cerró el ceremonial tras hora y media de liturgia rockera.
Es el fin, pero con comillas, porque la anterior gira de Black Sabbath también se supone que era la última. Lo que hace casi seguro que esta vez sea verdad es la avanzada edad de los tres jinetes del apocalípsis metalero, que difícilmente podrán volver a interpretar "Never say die".
Aunque, a decir de médicos y científicos, la excelente salud de Ozzy Osbourne es un "milagro de la ciencia", pese a los años de abusos y excesos del inglés. Quizá como solista se le vea una vez más, tras la demostración de este "sabbath bloddy sabbath".
¿Música satánica? Una etiqueta más que discutible, porque pese a que las letras de sus canciones hablan del diablo y el infierno, Osbourne siempre se despide con un "¡Que Dios os bendiga!".
La gira "The End" continúa ahora en Argentina, Brasil, Alemania e Irlanda, para concluir el próximo 4 de febrero en la ciudad donde comenzó todo: Birmingham. Al menos para los chilenos las presentaciones en vivo de Sabbath terminaron, pero los riff pesados permanecerán, porque los ingleses nombraron a Santiago la nueva sede del infierno.

OJO CON ESTO: 

Pacientes de hospital en Tacna se olvidaron de sus males al ver este videíto

APEC 2016: estos son los más divertidos memes que dejó el evento en nuestro país

Pareja se toman una foto en hotel abandonado y aparece espeluznante figura

blog comments powered by Disqus