Instagram: La Chola Chabuca
Instagram: La Chola Chabuca

Hoy el conductor, además de continuar cosechando éxitos, tanto dentro como fuera de la TV, disfruta una de las mejores etapas de su vida:

De tu etapa de la niñez, ¿qué recuerdos guardas?

La libertad que me brindó mi mamá, Rosa Luz, era su nombre. Yo le decía Nelly, me daba mi propina para que yo escoja qué comer en el colegio. No era la mamá que te hacía la lonchera.

La perdiste muy pequeño...

Ella marcó el principio de amor más cercano que yo tuve. Cuando parte (fallece), tuve que coger su cajón, fue la cosa más fuerte a los 11 años. Siempre le agradezco a la vida por el poco tiempo que tuve con ella.

¿Qué memorias tienes de tu padre?

Nada, porque no tuve la suerte de vivir con él (Agustín).

¿Sientes resentimiento por él?

No, en absoluto, es una figura ausente. Supe que falleció en Panamá, era un marino mercante, eso es lo que tengo entendido.

¿Cómo ha sido Ernesto en el colegio?

Terrible, pero muy estudioso. Fui brigadier en la secundaria. A pesar de ser un chico que estudiaba y trabajaba, me fue muy bien en la vida.

¿Algún momento viviste el bullying en el colegio?

Yo era terrible; no solo era chancón, sino gracioso. Tenía una personalidad que me permitía defenderme, incluso yo defendía a mis compañeros.

¿Cómo fuiste en la adolescencia?

Mi vida no tiene los tiempos que otras personas. Yo empecé a trabajar a los 11 años, mi madre muere y mi abuela Estela pide un préstamo a Cáritas, y yo me doy cuenta de que no tenía el dinero para pagarlo. Entonces, le pido a la madre Rosa Bayllón que me deje ayudarla. Yo pensé en limpiar los carros y me dijo: “Tú vas a abrir y cerrar las puertas”. Mi vida era alternar entre el trabajo en la mañana e irme a estudiar en la tarde. Yo tenía todo para perderme en la vida, pero siempre estuve ocupado.

Su hijo Gael

Ahora que eres papá, ¿qué tanto te ha cambiado la vida?

En estos momentos siento la preocupación de un padre primerizo. compartimos esto. No tenemos una nana, una enfermera que nos ha dado clases previas. Nos hemos preparado, pero aún así siempre está la preocupación. Hoy no hizo la caca y es normal, mira el color, qué se yo... Lo único que puedo decir es que no quiero perderme eso, no quiero encargárselo a nadie.

¿Qué te gustaría que tu bebé diga primero, mamá o papá?

Yo quiero que sea feliz, eso es todo. No quiero hacerle un plan de vida, quiero que la vida le haga un plan, y lo único que yo le voy a dar es la comprensión y el respeto que todo hijo merece.

[PUEDES LEER]