1 de 5
La primera vez que se trasmitió Trampolín a la Fama fue el 2 de abril de 1966, su formato, en vivo y de varias horas de duración, permitía la interacción con el público a través de juegos, concursos de canto y también demostración de diferentes talentos. Este programa sabatino de entretenimiento, estuvo 30 años en la televisión, haciendo historia al convertirse en el programa de mayor duración en la televisión peruana, debido a lo cual fue considerado en el libro de Record Guiness mundiales.
Augusto Ferrando y todo el elenco de Trampolín a la Fama. Violeta, Carbajal, La Gringa Inga y Tribilin. Foto GEC Archivo Histórico

La primera vez que se trasmitió Trampolín a la Fama fue el 2 de abril de 1966, su formato, en vivo y de varias horas de duración, permitía la interacción con el público a través de juegos, concursos de canto y también demostración de diferentes talentos. Este programa sabatino de entretenimiento, estuvo 30 años en la televisión, haciendo historia al convertirse en el programa de mayor duración en la televisión peruana, debido a lo cual fue considerado en el libro de Record Guiness mundiales.

2 de 5
El conductor de "Trampolín a la fama",Augusto Ferrando, fue un polémico personaje que llegó a millones de peruanos a través de su 'humor criollo', pero también fue el descubridor de muchas estrellas de la televisión local, tal como Carlos Álvarez, Miguel Barraza, Jorge Benavides, Fernando Armas, Hernán Vidaurre, entre otros. Era frecuente oir las frases acuñadas por el propio Ferrando, “un comercial y regreso”, “yo lo descubrí”, “vamonos con Faucett” (una aerolinea ya extinta). Esas y otras frases más quedan aún en los recuerdos de ese gran público que los siguió durante tantos años.
Trampolín a la Fama en sus inicios. Tribilin entregando los premios. Foto GEC Archivo Histórico

El conductor de "Trampolín a la fama",Augusto Ferrando, fue un polémico personaje que llegó a millones de peruanos a través de su 'humor criollo', pero también fue el descubridor de muchas estrellas de la televisión local, tal como Carlos Álvarez, Miguel Barraza, Jorge Benavides, Fernando Armas, Hernán Vidaurre, entre otros. Era frecuente oir las frases acuñadas por el propio Ferrando, “un comercial y regreso”, “yo lo descubrí”, “vamonos con Faucett” (una aerolinea ya extinta). Esas y otras frases más quedan aún en los recuerdos de ese gran público que los siguió durante tantos años.

3 de 5
Hay momentos, canciones, formas de vestir y modas que marcaron época. Lo mismo ocurre con los programas de televisión, que se hacen inolvidables al estar asociados con alguna etapa de nuestras vidas. Trampolín a la fama, era el inicio de la fiesta de la televisión de los 60, 70, 80 y comienzos de los 90. Todos jugaban, el pueblo participaba, se descubrían talentos. En ese trampolín, Augusto Ferrando se mostraba lleno de picardía y buen humor. Era innumerable la cantidad de sponsors que apostaban por este espacio, aun recordamos el set lleno de anuncios de neón.
Augusto Ferrando teniendo como invitado a un joven Jaime Bayly. Foto GEC Archivo Histórico

Hay momentos, canciones, formas de vestir y modas que marcaron época. Lo mismo ocurre con los programas de televisión, que se hacen inolvidables al estar asociados con alguna etapa de nuestras vidas. Trampolín a la fama, era el inicio de la fiesta de la televisión de los 60, 70, 80 y comienzos de los 90. Todos jugaban, el pueblo participaba, se descubrían talentos. En ese trampolín, Augusto Ferrando se mostraba lleno de picardía y buen humor. Era innumerable la cantidad de sponsors que apostaban por este espacio, aun recordamos el set lleno de anuncios de neón.

4 de 5
Imposible dejar de nombrar a los coanimadores, Ingeborg Zwinkel (la nolvidable Gringa Inga), Leonidas Carbajal, Felipe Pomiano (Tribilín), Violeta Ferreyros estos personajes lograron identificarse tanto con el público, que forman parte de la  historia de nuestra televisión y siempre serán recordados con mucho cariño.  Ya en los años finales del programa, Ferrando abrió un espacio a los cómicos de la calle conocidos como "Los Cómicos Ambulantes", entre ellos figuran Tripita, Mondonguito, El Poeta de la Calle y el Cholo Cirilo, entre otros. Fue un programa muy exitoso, ya que tenía una cifra inalcanzable de índice de audiencia
Ferrando presentando a los participantes, en la imagen se aprecia a un joven Rodolfo Carrión. Foto GEC Archivo Histórico

Imposible dejar de nombrar a los coanimadores, Ingeborg Zwinkel (la nolvidable Gringa Inga), Leonidas Carbajal, Felipe Pomiano (Tribilín), Violeta Ferreyros estos personajes lograron identificarse tanto con el público, que forman parte de la historia de nuestra televisión y siempre serán recordados con mucho cariño. Ya en los años finales del programa, Ferrando abrió un espacio a los cómicos de la calle conocidos como "Los Cómicos Ambulantes", entre ellos figuran Tripita, Mondonguito, El Poeta de la Calle y el Cholo Cirilo, entre otros. Fue un programa muy exitoso, ya que tenía una cifra inalcanzable de índice de audiencia

5 de 5
Lamentablemente un 11 de mayo de 1996, el recordado Augusto Ferrando se fue a una pausa y no regresó más. Ese fue el último día en que se emitió "Trampolín a la Fama", el programa más exitoso de la televisión peruana, el programa de la familiaridad, el estelar de Panamericana, llegaba a su parte final.  Una emotiva y sensible despedida de Augusto Ferrando y compañía, cerraba uno de las épocas más exitosas de la televisión peruana. El ‘Negro’, el hombre de las guayaberas llamativas y los relojes de oro se despidió con un programa grabado, para tristeza de sus miles de seguidores.
Augusto Ferrando en Trampolín a la Fama con su hijo Chicho, detrás Juan Carlos festejando la broma. Foto GEC Archivo Histórico

Lamentablemente un 11 de mayo de 1996, el recordado Augusto Ferrando se fue a una pausa y no regresó más. Ese fue el último día en que se emitió "Trampolín a la Fama", el programa más exitoso de la televisión peruana, el programa de la familiaridad, el estelar de Panamericana, llegaba a su parte final. Una emotiva y sensible despedida de Augusto Ferrando y compañía, cerraba uno de las épocas más exitosas de la televisión peruana. El ‘Negro’, el hombre de las guayaberas llamativas y los relojes de oro se despidió con un programa grabado, para tristeza de sus miles de seguidores.