• El animal merodeaba los exteriores de una pizzería de Florida, Estados Unidos, y se daba un auténtico banquete con los restos de comida que desechaba el restaurante. (Foto: Twitter/Florida Museum)
    1/3

    El animal merodeaba los exteriores de una pizzería de Florida, Estados Unidos, y se daba un auténtico banquete con los restos de comida que desechaba el restaurante. (Foto: Twitter/Florida Museum)

  • Una lagartija de cola rizada tuvo que ser sacrificada tras presentar un grave caso de estreñimiento que ha sido descrito por especialistas como el peor encontrado en un animal. (Foto: Referencial/Pixabay)
    2/3

    Una lagartija de cola rizada tuvo que ser sacrificada tras presentar un grave caso de estreñimiento que ha sido descrito por especialistas como el peor encontrado en un animal. (Foto: Referencial/Pixabay)

  • El bolo fecal encontrado en su interior, considerado ya como el de mayor tamaño dentro de un ser vivo con relación a su masa corporal, ocupaba casi el 80% de su cuerpo. (Foto: Twitter/Florida Museum)
    3/3

    El bolo fecal encontrado en su interior, considerado ya como el de mayor tamaño dentro de un ser vivo con relación a su masa corporal, ocupaba casi el 80% de su cuerpo. (Foto: Twitter/Florida Museum)

Una triste noticia llegó para las personas amantes de los animales y en especial de las lagartijas, también conocidas como geckos y es que una de estas tuvo que ser sacrificada tras presentar uno de los casos más graves de estreñimiento jamás vistos en un animal como estos y es que el bolo fecal ya llegaba a ocupar casi el 80% de su cuerpo. La veterinaria encargada de la situación tuvo que explicar tal decisión en su .

“Cuando lo atrapamos, asumimos que el animal estaba listo para poner huevos”, Natalie Claunch, candidata a doctora en la Escuela de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Universidad de Florida, Estados Unidos, quien capturó al reptil cuando estudiaba esa especie para un proyecto de fisiología.

Grande fue su sorpresa y la de sus colegas al descubrir que el animal no estaba por tener crías. Al realizarle una tomografía, descubrieron la presencia de un enorme bolo fecal que ocupaba el 35 % del volumen total de su cuerpo. El tamaño de la masa era tal que había desplazado sus órganos y apenas había dejado espacio para el corazón, los pulmones y el hígado.

Se supo que la pequeña lagartija solía merodear los exteriores de una pizzería y se daba unos banquetes con los restos de comida desechados por el restaurante. A esto se le suma las pequeñas cantidades de arena y los pequeños insectos que encontraba.

Todo lo anterior llevó al reptil a generar un bolo de comida en su interior que, posteriormente, no pudo ingerir. Finalmente, el animal fue sacrificado puesto que se estaba muriendo de hambre.

Tras la autopsia, se descubrió que la hez pesaba 22 gramos, es decir, aproximadamente el 78,5 % de la masa corporal de la lagartija. “Representa la mayor proporción de heces en relación a la masa corporal registrada en un animal vivo”, escribieron Claunch y su equipo en una científica publicada en la revista Herpetological Review.

TE PUEDE INTERESAR

MÁS VIDEOS