En muchos países, incluyendo el Perú, se avizora una; los precios de los alimentos están en alza y no parece llegar la estabilidad. Por ello, hablar de biohuertos urbanos resulta una oportunidad para proteger la seguridad alimentaria en muchos hogares.

Un biohuerto urbano, es decir, cultivar hortalizas y frutas en nuestras casas no requiere de grandes espacios abiertos ni es costosos. De hecho, es una de las maneras de lograr una economía circular amigable al medio ambiente y sostenible en el tiempo.

El compost abono orgánico se obtiene de restos de frutas y verduras, así como de hojas y virutas secas que solemos desechar. En ellas se cultivan las semillas y luego la cosecha.

Sobre el espacio se pueden hacer cultivos verticales que no van directo al suelo, o cultivos hidroónicos e incluso cultivos orgánicos en javas o masetas. Si deseas saber mas sobre esto, muchos municipios cuentan con biohuertos y capacitan sobre ello.

TE PUEDE INTERESAR: