Tragedia por desborde del río Chilca

Tragedia  por desborde  del río Chilca

Tragedia por desborde del río Chilca

15 de Marzo del 2017 - 00:00

CORRIENTE MATA A JOVEN E INUNDA ALBERGUE DE NIÑOS

Las constantes lluvias y la caída de huaicos provocaron que las aguas del río Chilca se rebalsen la madrugada de ayer, causando destrozos a sus paso, que dejó un fallecido, un albergue de niños huérfanos inundado y casas dañadas.

La alarma se dio a la medianoche, cuando el agua empezó a fluir por un canal de regadío de casi 6 metros de alto conocido como Río Seco, donde, según el vecino José Cuya Huapaya, no se presentaba este panorama desde hace más de 20 años.

Según la subprefecta de Chilca, Katherine Sánchez Rueda, el agua y lodo provenían de huaicos originados en las quebradas Puracama, Cachahuara y Casa Rosada, los cuales terminaron en el río.

“El desborde se ha dado en el sector Pampas del Señor, camino a Pucusana, debido a que el afluente no pasa por su cauce natural, sino por este espacio de arena, convertido en conducto, que no tiene las condiciones para soportar tal cantidad de agua”, refirió.

FATAL. Cuando el río empezaba a ganar terreno en las viviendas de esta zona, Jesús Estiben Caycho Gutiérrez, de 19 años, según cuentan sus familiares, fue alertado por unos vecinos de que su tío había sido alcanzado por la corriente. A fin de socorrerlo, el joven se aproximó al canal, pero dio un mal paso y cayó a las aguas del río.

“Con mi nieto Jesús y mis dos hijos estábamos colocando barreras para que el agua no ingrese a nuestra casa. De repente, le avisaron que uno de nosotros había caído. Él salió en su búsqueda y ya no volvió”, contó acongojado el abuelo de la víctima mientras construía el nicho en el cementerio de Chilca “Cristo Yacente”.

Sus parientes denunciaron que la Policía y los Bomberos se negaron a rescatarlo, por lo que ellos mismos tuvieron que hacerlo durante la madrugada. “Después de varias horas encontraron su cuerpo en la playa Punta Ñave”, dijo su tío.

La Policía y algunos testigos de la tragedia señalaron que Caycho Gutiérrez se encontraba en estado de ebriedad, por lo que perdió el equilibrio cuando intentaba ayudar a su familia. Sin embargo, su abuelo desmintió esta versión.

Evacuados. Mientras esta tragedia ocurría, los 15 niños huérfanos albergados en la Villa Infantil Federico Ozanam eran evacuados de este local pues sus instalaciones estaban inundadas.

Las áreas más afectadas fueron los dormitorios de varones, el patio y la capilla, donde el agua y lodo cubrían hasta las rodillas de un adulto.

María Luisa Linares, administradora del albergue, contó a OJO que los menores de entre 2 y 17 años tuvieron que ser llevados de emergencia al estadio municipal Alfonso Ugarte, ubicado en la Panamericana Sur.

“En este lugar se acondicionaron espacios para que pudieran pernoctar. Sin embargo, se requiere ayuda para poder darles vestimenta y alimentación”, refirió.

En tanto, la directora del establecimiento, Roxana Vigil, señaló que los niños perdieron sus útiles escolares y uniformes, por lo que no iban a acudir al colegio.

Representantes del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables acudieron al albergue para constatar los daños y trasladarlos a los menores a un lugar seguro.

Unas seis viviendas que rodean la Villa Infantil también resultaron afectadas. Las familias perdieron sus plantaciones y animales. “El alcalde de Chilca (Richard Ramos) no ha realizado ninguna obra de prevención en esta zona”, dijo la vecina María Montes.

Conflicto. Durante la mañana de ayer, un tramo de la Panamericana Sur, entre los kilómetros 62 y 64, se convirtió en una gran laguna, a causa del desborde del río, El tránsito en ambos sentidos quedó bloqueado por varias horas y los vehículos transitaban por los vías auxiliares.

Sánchez Rueda, representante del municipio de Chilca, señaló que este panorama podría repetirse en la semana ya que las quebradas siguen activas por las lluvias.

Para evitar más muertes y damnificados, pidió a los representantes de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) que acuda a la zona y abran el cauce natural, que pasa por el pueblo El Progreso, cercano a la playa Punta Ñave.

“Hace mucho tiempo ha sido variado este paso. Hay personas que se han posicionado en este lugar que es intangible y han cerrado con construcciones. Esto es de alto riesgo”, refirió.

ojo