La histórica Corona de San Eduardo, pieza principal de las ceremonias de coronación de los monarcas en Inglaterra durante más de 350 años, ha sido retirada de la Torre de Londres para ser modificada para la coronación del rey Carlos III el próximo mes de mayo, informó el Palacio de Buckingham.

La corona, que suele formar parte de las Joyas de la Corona expuestas en la Torre, se ha utilizado desde la coronación del rey Carlos II en 1661, después de que la monarquía fue restaurada tras la república de 10 años de Oliver Cromwell.

La Corona de San Eduardo sustituyó a una versión medieval, que se cree que databa del reinado de Eduardo el Confesor en el siglo XI y que fue fundida en 1649.

Ceremonia es el 6 de mayo

, al igual que su difunta madre, la Reina Isabel II, en 1953. También llevará la Corona Imperial de Estado durante el servicio.

La Corona de San Eduardo, compuesta por un armazón de oro macizo engastado con rubíes, amatistas, zafiros, granates, topacios y turmalinas, sigue a su antecesora medieval original al tener cuatro cruces-patada y cuatro flores de lis. También tiene una tapa de terciopelo con una banda de armiño.