El yogurt aporta buena proteína, calcio, vitamina D, fortalece huesos y favorece la evacuación. Se obtiene por fermentación de la leche cruda de la vaca a la cual se le inocula bifidobacterias, estas bacterias consumen la lactosa de la leche dando como resultado la textura densa y ácida.

A este producto se le llama yogurt natural que, además, mantiene activos dichos microorganismos que fortalecen nuestra microbiota intestinal y con ello nuestras defensas.

El yogurt suele contener mínimas cantidades de lactosa, tolerables en personas sensibles; sin embargo, encontrará etiquetas que indican que no tiene lactosa.

Cuando al yogurt natural se le combina con fruta o saboriza con aditivos alimentarios, puede perder su capacidad probiótica y contener azúcar añadida. También hay opciones descremadas, es decir, a las que se les extrae parte de la grasa y tienen menos calorías.

El mejor yogurt es el natural porque conserva sus probióticos (bacterias) y no tiene aditivos alimentarios. Puede comprobarlo al leer la etiqueta y verificar que sus únicos ingredientes sean leche y cultivos lácticos.

La versión descremada es válida para cuidar las calorías, y la versión griega resulta aún mejor ya que concentra más cantidad de nutrientes.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus Perú: Gobierno anuncia nuevas medidas por Semana Santa

TAGS RELACIONADOS