canva.com
canva.com

Lic. Vanessa Tello / CNP 5788

Los son la principal fuente de energía para nuestro organismo. Se encuentran casi exclusivamente en alimentos de origen vegetal como frutas, vegetales, granos, menestras y también en los lácteos, que son los únicos de orden animal que contienen cantidades significativas de este nutriente.

Los carbohidratos se dividen en dos grupos: simples y complejos. Entre los simples figuran la fructosa (azúcar de la fruta), la sacarosa (azúcar común) y la lactosa (azúcar de la leche). Los carbohidratos complejos son moléculas más grandes y difíciles de digerir, por lo que al descomponerse la glucosa llega más lento a la sangre. Este tipo lo encontramos en la fibra y los almidones.

La recomendación es no abusar de este grupo de alimentos, en exceso se acumulan como grasa; sin embargo, no debemos evitarlos por completo, pues como mencioné, son la principal fuente de energía para el organismo.

Incluye en tu dieta carbohidratos complejos ricos en fibra como las menestras, los granos integrales y las verduras, y evita los que contengan carbohidratos simples como las galletas, productos de pastelería y postres.

Además, presta especial cuidado a las bebidas y jugos que son altos en azúcares simples. Si buscas perder peso, consúmelos en la primera parte del día y en porciones que no deben exceder una taza cocida en el caso de los hombres y de ¾ a ½ taza en mujeres.


Más información en mis redes sociales:

Facebook: Vanessa Tello Asesoría en Nutrición

Instagram: tello_vane

Youtube:

Web:




TAGS RELACIONADOS