El sobrepeso de la es peligroso para ella y su bebé. Este exceso podría dañar el desarrollo del corazón de la criatura, así como alterar lo que se denomina la “programación fetal”.

Los estudios demuestran que un peso inadecuado en gestantes imprime características en el metabolismo del feto, influyendo en el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas no transmisibles como diabetes, hipertensión u obesidad en la vida adulta.

El exceso de peso en esta etapa también puede incrementar el peso del bebé de forma anormal, aumentando la posibilidad de complicaciones durante el parto.

El control ginecológico antes, durante y después de la gestación permite monitorear el peso de la madre. Se recomienda ganar entre 9 y 11kg, sin embargo, se debe considerar el peso antes del embarazo, de haber sobrepeso se puede limitar la ganancia a no más de 7 kg. El peso recomendado debe estar indicado por su médico.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: