Ella no deja de acosarme

Ella no deja de acosarme

Ella no deja de acosarme

18 de Septiembre del 2017 - 07:29

Conocí a Gabriela hace un año, lo primero que me llamó la atención fue su cuerpo de guitarra

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Joaquín (24 años, Santiago de Surco). Doctora, lo que estoy viviendo es un verdadero infierno que no se lo deseo a nadie. Quiero que mi historia le sirva de lección a muchos hombres que se dejan llevar por el físico y no por lo verdaderamente importante: el corazón.

Conocí a Gabriela hace un año, lo primero que me llamó la atención fue su cuerpo de guitarra. Hice todo lo posible para acercarme a ella, hasta que por fin me hizo caso y aceptó estar conmigo. Los primeros meses fueron hermosos; sin embargo, por motivos laborales tuve que viajar a Colombia. Estuve ocupado todos los días, pero siempre traté de mantener comunicación con ella.

Cuando regresé, a la semana, me di con la sorpresa de que Gaby había cambiado de actitud. Quería saber la clave de mi celular. He encontrado en más de una oportunidad mi celular bloqueado por la cantidad de intentos que ella hizo. Pero la gota que rebalsó mi paciencia fue cuando me rompió mis camisas. Tenía que ir a una reunión de trabajo un viernes por la tarde y ella me dijo que la estaba engañando, sino no saldría tan elegante. Después de una larga e innecesaria discusión, ella furiosa cortó con unas tijeras todas mis camisas.

Cambié la chapa de la puerta de mi casa porque Gabriela no me quiso devolver las llaves. La borré de todas mis redes sociales, pero hasta ahora me han llegado varias solicitudes de amistad, sospecho que se trata de ella, pero con otro nombre. He dado por terminada la relación hace dos semanas, pero me sigue buscando de una manera obsesiva que me asusta. Estoy cansado de todo esto, doctora, ¿qué debo hacer para alejarla de mi lado?

OJO CONSEJO:

Sin duda, esa chica está obsesionada contigo. Lo mejor es acudir a las autoridades para pedir garantías por tu seguridad. Cuidado con quién te relacionas.

LEE TAMBIÉN: Siento celos de mi propia hija

ojo