No soporto su veganismo

No soporto su veganismo

No soporto su veganismo

05 de Mayo del 2018 - 10:32
» Textos:

Cuando lo conocí, salíamos a comer de todo e incluso bromeábamos constantemente sobre engordar juntos y ser felices

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Silvana (31 años, Cercado de Lima). Doctora, debo decirle que vengo sufriendo hace mucho tiempo al lado de mi enamorado porque se hizo vegano. Cuando lo conocí, salíamos a comer de todo e incluso bromeábamos constantemente sobre engordar juntos y ser felices. Pero todo cambió cuando un amigo suyo le comentó que no había nada como comer saludable y a la vez velar por la protección de los animales. Imagínese mi sorpresa cuando me contó cómo había impactado este mensaje en él. Entonces me confesó que había tomado la decisión de ser vegano. Por un momento pensé que todo se trataba de un mal chiste, pero no fue así. Lo conozco desde hace casi 6 años y en la universidad, si bien es cierto nunca fue obeso, comía muy bien, sin perder su contextura delgada. Era una de las cosas que más me fascinaban de él.

Ahora solo quiere comer triples integrales, zanahorias ahumadas, leche de coco y nada que tenga que ver con lácteos, jamones y otros derivados.

Lo he visto sufrir como no tiene idea cuando le digo que comeré sola una salchipapa o unos anticuchos y he querido tentarlo de mil formas distintas, pero no accede. Jamás lo vi con una voluntad tan inquebrantable, ni siquiera cuando se esforzó para tener su maestría. Yo sencillamente ya no intento convencerlo de que vuelva su antiguo estilo de vida, pero detesto que quiera que yo también coma lo mismo que él. Incluso ahora veo con malos ojos a cualquiera que me diga que coma “saludable”. ¿Es posible preferir hongos que una buena parrilla? Ya no sé qué hacer, ¿qué me aconseja, doctora?

OJO CONSEJO: 

Querida, intenta probar con él algo de lo que le gusta. Si no te agrada, sé franca, pero la comida no puede ser motivo de separación. Confíen en ustedes. Saludos.

LEER MÁS: Mi pareja siempre pierde mis cosas

HAY MÁS...

ojo