Rechazó la comida de mi mamá

Rechazó la comida de mi mamá

Rechazó la comida de mi mamá

25 de Abril del 2018 - 08:17

Para ese día mi madre había preparado ají de gallina, pero Sol dijo que no se sentía bien del estómago y se disculpó mil veces por no comer

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Jesús (26 años, Centro de Lima). Hola, doctora Moro, tengo un problema que si bien al comienzo parecía que no iba a afectarme, ahora comienzo a tener dudas. Resulta que empecé una relación amorosa desde hace 3 meses con Sol. Ella es muy linda conmigo, siempre nos apoyamos; sin embargo, no todo es perfecto: ella odia la comida de mi mamá. Todo empezó cuando la invité a cenar a mi casa. Al principio estaba contenta, pero poco a poco fue cambiando su expresión. Para ese día mi madre había preparado ají de gallina, pero Sol dijo que no se sentía bien del estómago y se disculpó mil veces por no comer. Sin embargo, ella estuvo con cara de cansancio todo el día y solo se limitaba a tomar agua. Después de unas horas le pedí un taxi para que regresara a su casa, pero luego, al hablar con ella por celular, me dijo que en el camino iba a pasar por una sanguchería para cenar. Le pregunté algo enojado por qué no había comido lo que preparó mi mamá y ella me respondió con total descaro: “No me gusta la comida criolla”. Yo no tuve problemas, era su decisión, pero Sol no quiere que le revele esto a mi madre, ya que podría lastimarla y hablar mal de mi romance. Ahora cada vez que la invito a mi casa tengo que llevar comida de afuera. De a pocos he gastado mi sueldo más de la cuenta. Algunos consideran que es algo superable, pero, cuando pienso en el futuro, no me veo comprando menús o las típicas ensaladas que le encantan a Sol. Quisiera que ella considere alguna vez mis gustos, así como yo lo hago. ¿Cómo debo decirle a mi pareja que me entienda?

OJO CONSEJO:

En una relación deben existir acuerdos. Así como la engríes con sus gustos, ella debe aceptar los tuyos y elegir comida criolla juntos alguna vez. No mientas a tu madre.

LEER MÁS: Lo besé y me arrepentí

HAY MÁS...

ojo